La UC gana a lo grande y desplaza a Colo Colo de la cima

u catolica vs arica

En su mejor partido del semestre, Vargas y Gutiérrez demolieron a San Marcos. Los albos tendrán la obligación de vencer a O’Higgins para recuperar el lugar.

Universidad Católica podrá experimentar por al menos una noche la sensación de mirar a todos, al resto, desde arriba. Tener la certeza que con tres partidos por delante, el título sigue estando ahí a la mano. El equipo de Mario Salas dormirá este viernes con la sensación de tarea cumplida: derrotó por 5-1 a San Marcos y le cedió la presión a Colo Colo, que saldrá con la obligación de vencer a O’Higgins para recuperar la posición de privilegio en el Apertura.

La posibilidad de subir a la cima se disfrutará aún más por la forma. Ésta vez, la victoria estuvo lejos de ser una tortura o una lucha. Fue todo lo contrario. Se definió rápido. Antes del minuto incluso, cuando Roberto Gutiérrez aprovechó un rebote para derrotar a Pedro Carrizo y abrir la cuenta con el gol más rápido del campeonato.

La UC encontró en ese tanto algo más que la apertura de la cuenta. Se quitó los nervios que crecen cuando las cosas no salen y que por una vez no le tocó sentir. Pese a que San Marcos no es nunca un rival fácil, esta tarde hizo mucho para parecerlo. El equipo de Figueroa salió con un plan, pero bastó un golpe, para desnudar que no existía otro. Para en suma, derrumbarlo.

Durante todo ese tiempo, los locales demostraron ser un equipo maduro, con hambre, cansado de papeles secundarios. Fallaron sólo una vez en defensa -disparo desviado de Barrios- pero el resto del tiempo manejaron todo. La velocidad a la que se jugaba, el ritmo y los goles. A los 33′ una buena jugada de Fernando Cordero encontró a Jeisson Vargas para anotar el 2-0.

También puedes leer →  Chile cae ante Colombia y comienza a alejarse de Qatar

El complemento siguió en la misma sintonía. Podría decirse que fue casi un guión calcado. El ingreso de Gularte no alcanzó a cambiar la cara de San Marcos, que en un parpadero, se encontró con el tercero, en los pies del mismo verdugo de Antes, Jeisson Vargas, y sólo dos minuto después de haberse iniciado el segundo tiempo.

En un escenario más improvisado el partido habría acabado ahí, con 45 minutos por delante, pero Universidad Católica tenía demasiadas piernas y ganas para seguir jugando. Sin resistencia la tarea fue aún más fácil. Roberto Gutiérrez anotó el cuarto tras un error en la defensa de San Marcos, y Vargas completó su primer triplete como profesional.

Con 20 minutos aún para el final hubo tiempo para todo. Los universitarios estuvieron cerca del sexto pero les falló la suerte, San Marcos encontró el descuento en la infalible ley del ex de Pablo Corral, y con ‘oles’ y cantos, los hinchas comenzaron a encender en las tribunas el clásico frente a Universidad de Chile que se aproxima. Después de esto, que venga el que sea.

Fuente de la información: