Nadal sobrevive una dura prueba ante Fognini en Madrid

El español necesitó dos horas y 57 minutos para superar al italiano en tres sets: 7-6 (3), 3-6 y 6-4. En octavos le espera otra duelo previsiblemente duro contra Kyrgios.

Había dicho de entrada que el cuadro que le había tocado no le gustaba nada, que no era el soñado. Y, por lo visto, no le faltaba razón. En su estreno en el Mutua Madrid Open, Rafa Nadal sufrió muchísimo para superar el mal de altura de la pista central de la Caja Mágica y tuvo que remar contra el viento, contra su mal juego y contra un Fabio Fognini que le llevó al límite con 48 golpes ganadores. Sin olvidar esa infección de oído que le ha trastocado estos días. Por eso el español necesitó dos horas y 57 minutos para ganar al italiano por 7-6 (3), 3-6 y 6-4. En Miami, su último duelo particular, el vientio también apareció y ganó Nadal. Pues después del palizón que se ha pegado este miércoles, en octavos le espera mañana otro duelo previsiblemente duro ante el australiano Nick Kyrgios. Si pasa, Raonic o Goffin en cuartos. Y Djokovic en el horizonte. Mucha tela.

Pero Nadal es Nadal, tan grande que es capaz de sacar adelante un partido que no le estaba gustando nada y vencer a los elementos y a un rival que hizo todo lo que hay que hacer para ganar a un fuera de serie, a una leyenda, pero no lo logró. Madrid vibró y sufrió con su ídolo en la primera entrada cercana al lleno del torneo. Y aunque no juegue del todo bien, Rafa no decepciona casi nunca. Algún destello dejó con esa derecha que recuperó su potencia y su velocidad hace tiempo, con su revés a dos manos colocado y con ese físico imponente que acaba agotando al más lozano contrincante.

El primer set fue clave, porque de haberlo perdido Nadal, la confianza de Fognini se hubiera disparado. El manacorí salvó una situación difícil con 3-1 en contra y después aguantó otro órdago del transalpino, que con un nuevo break se puso con 5-4 y saque. Pero Nadal se rehízo de nuevo y se llegó al drama del tie-break. Ahí dominó Rafa y se apuntó la manga. Pero seguía sin tener buenas sensaciones y en el segundo set no fue capaz de inquietar demasiado a Fognini, que seguía colocando winners de todos los colores, de derecha, de revés, de saque… Así empató el partido.

Buen tercer acto

Quedaba un último acto que se alargó con mejor tenis cuando parecía dominado por el español. Tras un break en el sexto juego, se colocó con 4-2. Consolidó su ventaja con el servicio, pero Fognini acortó y recuperó robándole el saque a Nadal. Olía a tie-break, el italiano arriesgó (47 errores no forzados) y al final se le escapó un derechazo por la línea de fondo que liberó toda la tensión acumulada de Rafa. De esa forma, el balear pasó una prueba que puede impulsarle, porque ganó sin jugar bien.

Fuente de la información: