Una Roja con dos caras cosecha un empate en Moscú

Un buen primer tiempo y un segundo diametralmente opuesto le permitió a la selección chilena rescatar un empate 1-1 ante Rusia en Moscú, en el inicio de la expedición por la tierra de los zares previo a la Copa Confederaciones.

Arturo Vidal captó el protagonismo de la Roja durante el primer tiempo. Participó en cuatro de las cinco ocasiones de la etapa inicial, todas ellas gracias a su excepcional juego aéreo. Signo de los nuevos tiempos, porque en cualquier otro momento de la historia habría sido impensado que un chileno le ganara todos los cabezazos a una defensa rusa.

La aventura por Moscú comenzó con un susto. A los 11 minutos, Kombarov sacó un tiro con comba que dio en el palo izquierdo de Johnny Herrera. Y a la jugada siguiente, Mauricio Isla apareció sorprendió en el área rival y provocó un tapadón del portero Akinfeev.

De ahí en adelante, fue Chile quien tuvo las principales ocasiones. Y todas fueron de Arturo Vidal.

A los 19 minutos elevó un cabezazo frontal tras centro de Beausejour. Fue tanta la bronca que rompió un led publicitario de una patada. Cuatro minutos después volvió a ganarle a los defensores rusos tras centro nuevamente de Beausejour. A los 28′ nuevamente la misma fórmula y tapó el portero. A los 38′, el Rey Arturo por fin anotó, pero le anularon el gol por supuesta falta sobre un rival.

En el complemento, Pizzi envió a la cancha a Alexis Sánchez por Fuenzalida. Y en una de las primeras pelotas que tocó, habilitó al Isla, cuyo control fue un amague, y definió con un zurdazo bajo pegado al palo. Fue el cuarto gol del Huaso por la selección adulta. Tres de ellos fueron jugando por la Roja en el Viejo Mundo.

El tocopillano comenzó a administrar la pelota. Condujo y distribuyó la pelota desde el mediocampo, en una función diferente a la de Fuenzalida, quien actuó solo como extremo. A medida que aumentaba la presencia de Alexis, disminuía la de Vidal, quien dejó el protagonismo y pasó a ser actor de reparto.

No había grandes problemas para el equipo de Pizzi hasta el minuto 66. Tiro de esquina de los rusos y Viktor Vasin anotó de cabeza el empate para los dueños de casa. Hernández quedó corto en el salto y Beausejour, quien tenía asignada la marca del defensor eslavo, no llegó ni tampoco pudo desestabilizarlo.

Chile cedió la iniciativa y los rusos decidieron asumir el protagonismo que se espera de un dueño de casa.

Pizzi envió a la cancha a Felipe Gutiérrez, Francisco Silva, César Pinares y Angelo Sagal, para tratar de cambiar la historia. La idea original se diluyó y reinó el entusiasmo por sobre el orden.

A cinco minutos del final, Herrera tuvo un tapadón ante una contorsión parecida a una chilena de Gluhaskov. Y el partido terminó con Chile defendiendo el empate a cómo diera lugar.

Conclusiones varias después del primer amistoso en Rusia. Chile fue bipolar: una gran primer tiempo y un pobre complemento. Eduardo Vargas y Charles Aránguiz no pudieron mostrar lo mejor de sí. Beausejour y Vidal formaron una dupla muy eficiente. Un chispazó de Alexis marcó la diferencia. Pizzi tiene harto trabajo a 10 días del debut.

Fuente de la información: