Un descuido dejó a Chile sin festejo