Google confirma que no creará un buscador censurado para China

Adiós oficial al Proyecto Dragonfly, nombre en clave como se conocía el desarrollo de un buscador de Google que tuviera en cuenta las restricciones del gobierno chino. «Hemos finalizado definitivamente el Proyecto Dragonfly», ha asegurado el directivo de la firma, Karan Bathia, al Comité Judicial del Senado de Estados Unidos durante su comparecencia ante el organismo.

Bathia lo ha afirmado así de rotundo en lo que se considera la primera declaración oficial por parte de la compañía en cuanto al fin de la creación de un buscador censurado para China a pesar de las peticiones de algunos accionistas, que solicitaban su creación.

Es cierto que el año pasado ya se informó de que «con toda seguridad», el proyecto había sido abandonado, e incluso Sundar Pichai, CEO de Google, había manifestado que la actividad en torno a él «era mínima», pero a principios de 2019 volvieron a surgir informaciones que apuntaban a que se continuaba desarrollando el buscador en secreto.

Así lo apuntaron incluso trabajadores de Google, que denunciaron más de un centenar de evidencias de que el Proyecto Dragonfly seguía adelante y en secreto. Sin embargo, ahora al fin la compañía, ante el Senado estadounidense, confirma el abandono del desarrollo.

También puedes leer →  Suben a 24 los muertos en deslave en China; se busca a 27

Según ha confirmado un portavoz de Google, en la actualidad no existe plan alguno de lanzar un buscador en China -donde Google no puede operar por las restricciones impuestas por el gobierno de la nación- y no existe trabajo alguno que pueda relacionarse con el desarrollo de una versión censurada del mismo.

La confirmación del cese de operaciones del Proyecto Dragonfly sí que implica también la confirmación de que en el pasado se estuvo trabajando en un buscador que evitara ciertos términos y que monitorizara la actividad de los usuarios, tal y como solicitaban las autoridades de Beijing, aunque nunca viese la luz definitivamente.

Fueron los propios empleados de Google los que se quejaron por el desarrollo del proyecto y los que iniciaron una oleada de críticas que sobrepasó los muros de la propia compañía. Ante el escándalo, Google abandonó el proyecto, aunque hasta ahora no ha habido una confirmación oficial del fin del desarrollo del buscador censurado.

Fuente de la información: