630 millones de pesos es la meta de las Jornadas

“Mucha suerte y ojalá que se cumpla la meta, por ti y por mí”. Fueron las sinceras palabras de Christopher Carrillo, de 18 años, al entregar a Robinson Balich Zúñiga, de 6 años, la responsabilidad de ser el Niño Símbolo en esta nueva versión. El y su familia tendrán la responsabilidad de invitar a los magallánicos a convertirse en los héroes anónimos y apoyar nuevamente esta cruzada solidaria que busca financiar gastos operacionales del Centro de Rehabilitación del Club de Leones Cruz del Sur .

En una ceremonia llena de sentimientos, que tuvo como escenario el Aula Magna del Liceo Experimental de la Universidad de Magallanes, se realizó el día miercoles 08 de junio, a las 19,30 horas, el lanzamiento de la campaña publicitaria del evento, que este año busca llevar un homenaje para todos quienes han acompañado el crecimiento del Centro de Rehabilitación.

Al subir al escenario, Robinson lanzó un beso a los presentes y aunque el menor evidencia dificultades para expresarse, llamó a los magallánicos a ser parte de esta obra.

El traspaso de la responsabilidad de ser Niño Símbolo se realizó durante el lanzamiento de la versión número 29 de las Jornadas por la Rehabilitación en Magallanes, que este 2016 tiene como eslogan “Eres nuestro héroe… Con tu fuerza seguimos creciendo” y que busca recaudar 630 millones de pesos que permitirán financiar el 20% de los gastos operacionales de los Centros de Rehabilitación de Magallanes, que en la actualidad atiende alrededor de 2.000 pacientes. Las Jornadas por la Rehabilitación en Magallanes se realizarán mañana sábado 5 de noviembre.

Historia de Robinson

A Robinson, le gusta la música, jugar, pasear con su mamá, Melissa Zúñiga Cárdenas y con su hermana Catalina. Vive con ellas y con sus abuelos. “Para nosotros es un orgullo que lo hayan elegido a él. Tenemos fe en que se va alcanzar la meta, con harto trabajo, igual que el año pasado”, dijo la mamá, luego de que junto a su hijo asumieran la responsabilidad de liderar esta campaña publicitaria con la certeza de que este año se alcanzará nuevamente el objetivo.

El menor asegura que le encanta estar con sus compañeros con quienes juega, aprende y se divierte. Robinson estudia en la Escuela Especial Club de Leones Cruz del Sur.

“Comencé con contracciones a las 39 semanas, no tenía ni un par de calcetines, ni nada, al nacer estuvo en la incubadora, pero iba todo normal, fue a los cinco días que le dio una infección”, comentó la mamá al describir el proceso de gestación hasta el parto de su hijo.

Agrega que Robinson tenía cinco meses de vida cuando llegó al Centro de Rehabilitación, “era chiquitito y medio llorón” complementa la mamá.

Robinson tiene secuelas de leucomalasia periventricular, parálisis cerebral, paraplejia, trastornos auditivos y de la visión. Desde entonces es parte del Centro de Rehabilitación, formando parte de su vida y de su familia, en cuyos profesionales ha encontrado apoyo médico y humano.

Fuente de la información: